LLOG VR – la belleza de la logística

Siguiendo con la serie de artículos «making-of» «cómo se hizo» LLOG VR (el primero lo tienes aquí por si te lo perdiste); hoy voy a hablar un poco, más bien mostrar… la belleza de la logística.

Uno de los objetivos de LLOG VR ha sido explorar y llevar al extremo las posibilidades actuales de la realidad virtual en todos sus aspectos (hardware, software, interacción, etc.).

A diferencia de una imagen estática (o de una película de animación) donde el ordenador puede destinar muchas horas de computación a calcular y representar cada fotograma (render) hasta lograr una imagen foto-realista… en realidad virtual tan sólo dispones de unos pocos y valiosos milisegundos.

El principal objetivo de la realidad virtual es engañar al cerebro mediante la vista. Por eso el ordenador no sólo debe de calcular y de representar una imagen diferente para cada ojo (la visión estereoscópica te permite distinguir la profundidad de campo y ver en tres dimensiones), sino que además lo debe de hacer muy rápido para evitar mareos y para realmente convencer al cerebro de que lo que está viendo es su entorno real.

En este sentido no son suficientes los famosos 24 FPS (fotogramas por segundo) que logran el efecto de la persistencia de la visión (POV), sino que deben de ser muchos más.

Por un lado, porque debes de hacerlo por partida doble (una imagen para cada ojo), y por otro porque cuanto mayor sea la frecuencia de refresco de la imagen más cómodo se sentirá el cerebro… en especial si te estás moviendo, girando la cabeza o interactuando con naturalidad (como lo harías en el mundo real). Este ha sido, y sigue siendo, uno de los principales retos de la realidad virtual actual. Y una importante barrera que poco a poco está rompiendo la tecnología actual.

Muchos expertos recomiendan una frecuencia de refresco próxima a los 90 Hz, y que sea sostenida y no inferior a los 60 Hz.

Podéis hacer vosotros mismos los cálculos… tienes entre 11 y 16 milisegundos para calcular y representar la imagen. La mitad si cuentas los dos ojos.

Así que imaginaros el reto. En ese tiempo tan limitado y valioso, el ordenador debe detectar y calcular la posición espacial de tu cabeza, y tus manos. Mandar la información al ordenador. Calcular la posición y visión de la cámara. Renderizar la imagen para cada ojo, incluyendo: luces, sombras, brillos, rugosidades, transparencias, etc. Además debe de calcular interacciones con objetos, las físicas, colisiones y aceleraciones, el sonido espacial, otros objetos en movimiento, ocultaciones…

Y si todo eso no fuera suficiente añádele un Software de Gestión de Almacén (SGA) que LLOG VR tiene incorporado (donde se registran movimientos de almacén, se calculan y representan multitud de indicadores y estadísticas en tiempo real – KPIs)… para finalmente mandarle las dos imágenes a las pantallas de cada ojo. Y luego, volver a empezar entre 3 y 11 milisegundos después. Pues eso…

LLOG VR es un enorme reto de computación y de belleza gráfica generada por ordenador.

Otro día os hablaré del reto de computación, hoy os quiero invitar a disfrutar de la belleza de la logística. Y para eso comparto con vosotros estas imágenes, con multitud de detalles que espero os gusten y  ayuden a apreciar el cariño con que LLOG VR está realizado.

LLOG VR – la belleza de la logística

Os invito a mirar con atención, ver los reflejos, las sombras, la iluminación, las transparencias, las texturas y la suciedad… todo está ahí por un motivo.

Se trata de sentirlo como si fuera realidad.

LLOG VR – la belleza de la logística

 

Aún así, os recuerdo, tened presente que esto no es una película de animación de Pixar, ni una imagen renderizada y foto-realista para el anuncio del próximo vehículo de AUDI, es realidad virtual… y cada milisegundo vale su peso en oro. Así que se deben hacer cierto número de concesiones y encontrar un equilibrio entre la calidad de la imagen y su fluidez.

LLOG VR – la belleza de la logística

Si haces clic en las imágenes las podrás ver a mayor resolución.

LLOG VR – la belleza de la logística

 

LLOG VR – la belleza de la logística

 

LLOG VR – la belleza de la logística

 

LLOG VR – la belleza de la logística

Las imágenes anteriores son algunas de mis favoritas, fíjate en las texturas, brillos y sombras.  La iluminación es algo importantísimo. Equilibrar luces y sombras, contrastes y contraluz es algo realmente difícil y que condiciona la calidad total de las imágenes.

LLOG VR – la belleza de la logística

 

LLOG VR – la belleza de la logística

 

LLOG VR – la belleza de la logística

El desgaste y la suciedad es un truco que ayuda al cerebro a creer que lo que está viendo es real. Piénsalo, el mundo que nos rodea está sucio y desgastado. Lo limpio y nuevo parece artificial, no real.

LLOG VR – la belleza de la logística

 

LLOG VR – la belleza de la logística

 

LLOG VR – la belleza de la logística

Las texturas ayudan a identificar los materiales y engañan al cerebro, que se piensa que es metal por ejemplo, que es sólido y real.

LLOG VR – la belleza de la logística

 

LLOG VR – la belleza de la logística

 

LLOG VR – la belleza de la logística

 

Los reflejos que cambian según tu punto de vista y la transparencia del cristal que permite ver a través, ayuda con la sensación de profundidad de campo. Y esto refuerza el engaño de los sólidos y de sensación de inmersión.

LLOG VR – la belleza de la logística

 

LLOG VR – la belleza de la logística

Y hasta aquí lo que quería compartir con vosotros. Espero que os haya gustado. Si de verdad sentís cierta pasión por la logística… tal vez hayáis apreciado su belleza.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.