Viaje a China (parte 3 – Guilin)

Tras la visita a Shanghai, en este artículo seguiré contando las experiencias e impresiones de mi viaje a China. Para viajar a Guilin desde Shanghai es necesario tomar un avión. En el trayecto coincidimos con un grupo de estudiantes que iban también allí de vacaciones. Fue divertido ver cómo alguno se quedaba dormido con la cabeza colgando hacia adelante (curioso y habitual entre los chinos), e intercambiar algunas palabras en inglés:

– Estudiante chino: “no entiendo por qué mis amigas, no paran de mirarle” (refiriéndose a un compañero occidental del viaje).

– Yo: “jajaja… si te soy sincero, yo tampoco lo entiendo”  😉

En China todavía hay personas que se extrañan o tienen curiosidad por los occidentales, algunos incluso querrán hacerse fotos contigo… es divertido, y te sientes realmente extraño. Según nos contaba un guía local, hasta hace poco tiempo los chinos veían a los occidentales como ‘monstruos’: “ya que tienen los ojos de colores, narizotas, e incluso los hombres tienen pelo en el pecho”. A mí, me gusta la belleza oriental, y durante este viaje no he parado de hacer fotos a los niños/as. A diferencia de lo que ocurre aquí, allí los padres se ponen muy orgullosos y contentos al preguntarles si les puedes hacer una foto a su hijo/a.

Viaje a China (parte 3 – Guilin)

Guilin es una “pequeña” localidad que se sitúa al noroeste de la Región Autónoma Zhuang de Guangxi, en la orilla del río Lijiang. La ciudad se encuentra en una zona de montañas cubiertas de vegetación de una increíble belleza (web turismo). Como dice un antiguo refrán Chino, 桂林山水甲天下 “el paisaje de Guilin es el primero bajo el cielo”. Y creo que así es realmente. Personalmente, me quedé sin palabras al navegar durante 4 horas por el río Li y observar sus curiosas formaciones rocosas, tan parecidas, pero tan diferentes. No paraba de repetirme: “estoy aquí”, “estoy aquí”. ¿Has visto la película “El velo pintado” (IMDb)?

 

Tuvimos la ocasión, no sólo de disfrutar con las montañas del paisaje, sino también de ver la vida que envuelve el río: las bellas embarcaciones de bambú, los barcos para turistas con cocina en la popa y a las que siguen otras barcas de suministro de comida, los pescadores que practican la tradicional pesca con cormorán (video) – impresionante, los búfalos, los bosques de bambú…

Me hubiera gustado quedarme más días en la región, y ver con más calma algunos de sus poblados, las terrazas de arroz, o caminar por algún sendero. No pudo ser, así que digo yo que habrá que volver algún día!

Alex en China

Cerca de Guilin, tomamos una especie de taxi para ir a ver los arrozales, algunos de los cuales son capaces de dar 4 cosechas al año. Probamos unos cacahuetes secados al sol, y unas castañas. El paisaje es impresionante… el contraste de los colores de las diferentes cosechas, el reflejo de las montañas en los arrozales, las montañas mágicas al fondo. Si vas con mirada fotográfica… casi cualquier encuadre merece la pena, y no pararás de hacer fotos. Allí, puedes aprender algo sobre las mujeres de largo cabello de la etnia Yao, o como me pasó a mí, jeje, casarte con una de ellas “casi sin darte cuenta” al aceptar una de sus bolas bordadas. En mi defensa, he de decir que el paisaje romántico me embrujó, y que la chica cantaba muy bien, ¿canto de sirena?, tal vez. Nota recordatoria para el futuro: cuidado con las mujeres que lleven bolas colgando.  😉

Alex en China

Por la noche, Guilin me sorprendió gratamente. Existe mucha actividad en sus calles, la gente sale a comer, comprar y pasear por la zona de las pagodas en el lago Shanshu (foto). Es un sitio muy romántico y seguro, lleno de parejas paseando junto al lago y puestos donde comprar algún recuerdo o artesanía. Si a estas alturas del viaje estás cansado, remedio chino: no hay nada como un buen masaje… a mí me propinaron una tremenda paliza, pero he de reconocer que me dejaron como nuevo, la contractura del hombro desapareció mágicamente.

Tras la visita a Shaghai, Guilin fue otra sorpresa y un choque para mí. Si te gusta la naturaleza, conocer otras vidas y costumbres, otra cultura… no debes dejar de visitar esta región. A pesar de ser una zona rural, no echarás ninguna comodidad o servicio en falta, la infraestructura de Guilin se desarrolla a buen ritmo… del tráfico ya hablaremos!
Espero vuestros comentarios y que os esté gustando la historia, que sigue en: