vuelvo en un tic-tac

Acaba un curso más, y ya van 20! Este ha sido un año cargado de retos increíbles, con mucho trabajo pero con mucha felicidad.

La felicidad que da el poder compartir lo mejor de mí con mis alumnos y con grandes profesionales en empresas. La felicidad de hacer cosas buenas, de enseñar y de aprender de otros. La felicidad de buscar la excelencia en los pequeños detalles y en las grandes personas.

Para que esto siga así el próximo curso, es necesario parar un tiempo. El plan en 3 pasos: 1 – apagar el ordenador, el teléfono móvil y el correo electrónico. 2 – perderme con la persona más querida. 3 – hacerse más pequeño  descubriendo lo grande que es este planeta, la diversidad de las personas que lo habitan, su cultura, modo de pensar, gastronomía y paisajes.

No os atenderé durante el mes de agosto, pero como suelo decir: “si me necesitas urgentemente… puedes practicar la paciencia mientras lees algo de lo publicado en este blog, o puedes buscarme por alguno de estos lugares”.

… vuelvo en un tic-tac.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *